Máquinas de vivir
Multiplicando las puertas: ciudades nómadas, asentamientos gitanos y teatro flamenco (un mapa del sur)
[Plano de la desaparecida barriada de la Virgencica, Granada, 1963]

 

Fecha: 3, 4, 15 y 16 de diciembre, 2015

Lugares: Palacio Condes de Gabia, Granada; Centro de Documentación de las Artes Escénicas de Andalucía, Sevilla; Centro Andaluz de las letras, Málaga.

Participan: José Daniel Campos, José Luis Chacón, Oscar Cornago, Félix De La Iglesia, Ana Folguera, Pedro G. Romero, María García Ruiz, Antonio Marín Márquez, José Luis Ortiz Nuevo, Fernando Osuna, Sara Pavón, Esteban Pujals, Pilar Vázquez.

Multiplicando las puertas: ciudades nómadas, asentamientos gitanos y teatro flamenco (un mapa del sur)
forma parte de Máquinas de vivir. Flamenco y arquitectura en la ocupación y desocupación de espacios, un proyecto de Pedro G. Romero con María García Ruiz y Antonio Marín Márquez, producido por BNV Producciones para la Plataforma Independiente de Estudios Flamencos Modernos y Contemporáneos-PIE.FMC en el marco de UNIA arteypensamiento.

La ciudad, libre de miedo, multiplicaba sus puertas.
(Federico García Lorca, Romancero gitano, 1928)

Desde la Plataforma Independiente de Estudios Flamencos Modernos y Contemporáneos PIE.FMC se pretende extender un tipo de iniciativas de conocimiento en las que la exposición, el seminario y las actuaciones se conjugan como un campo de enseñanza, en el sentido literal de la palabra. Estas iniciativas quieren mostrar ámbitos diversos y, en cierto sentido desconocidos de la cultura visual y simbólica del hecho flamenco, sirviendo este impulso como una operación de penetración e interrogación general sobre la cultura de nuestro tiempo. Esta muestra gira en torno de la arquitectura (arquitectura popular, primitivismo, funcionalismo, arquitectura asistencial, desarrollismo, autoconstrucción, arquitectura utópica) centrándose en el estudio de un periodo de cambios de paradigma, entre 1968 y 1989, que desde el siglo XX siguen operando difusamente en nuestro tiempo. No se trata tanto de desentramar lo que se nos aparece como una rica urdimbre de significados si no, más bien, de dar luz sobre aciertos y equívocos fundacionales, que siguen constituyendo nuestro paisaje.

Argot

[Extracto del libro Les princes du jargon de Alice Becker-Ho, ediciones Gallimard]

 

La investigación se está desarrollando en torno a tres núcleos:
Primero, la interacción de las prácticas espaciales situacionistas -urbanismo radical, derivas, psicogeografía- con el flamenco, lo gitano y lo romaní a partir de los trabajos de Constant, Pinot-Gallizio, Asger Jorn, Guy Debord o Alice Becker-Ho, entre otros. Especialmente nos disponemos a traducir la trilogía de Alice Becker-Ho, Les Princes du Jargon, 1990, L’Essence du Jargon, 1994, y Du Jargon, Héritier en bastardie, 2002.
Otro foco de atención pasa por el uso del hecho flamenco, gitano o de culturas marginales afines en la arquitectura asistencial durante el desarrollismo y la Transición: núcleos habitacionales para reubicar las gitanerías o polígonos de vivienda para la emigración andaluza y meridional. En este caso se tratará de establecer un mapa de casos de estudios particulares en Andalucía, Murcia, Extremadura, sur de Portugal y norte de África, donde se repiten pautas, desde la Virgencica, en Granada, hasta el Polígono San Pablo, en Sevilla.
Por último, exploraremos el reflejo de estas transformaciones espaciales entre los propios artistas flamencos y cómo dan cuenta de ello las puestas en escena teatrales, las escenografías de tablaos y festivales, y presentación de los artistas flamencos ante su públicos, las letras y argumentarios de cantaores, tocaores y bailaores y, en fin, las transformaciones a la hora de presentar su forma-de-vida. Esto se llevará a cabo a través de una convocatoria pública de investigaciones en torno a artistas y grupos desde el Teatro Estudio Lebrijano hasta Fernanda Romero, Ocaña o Manuel de Paula o espacios como La Cuadra de Paco Lira en Sevilla.

El proyecto es un punto de partida para reconsiderar el entendimiento del hecho flamenco en claves más espaciales que temporales, especialmente del flamenco que se desarrolla desde los años 30 hasta nuestros días, cuando están definidas ya con precisión los límites de su campo artístico. En cierto sentido, pretende desbordar el conocimiento historicista, la regularidad cronológica y la patrimonialización identitaria, atendiendo a un conocimiento más genealógico que lineal. Punto de partida para una nueva cartografía flamenca.

Máquinas de vivir cuenta con el apoyo general de UNIA arteypensamiento y se ha presentado ya, en distinto grado, en el programa público de la Bienal de Berlín, en las sesiones De corpo en lugar del CGAC de Santiago de Compostela, en el ciclo Arquitectura y lenguajes fílmicos en la Fundación Cristina Enea de Donostia-San Sebastián, en el proyecto Utopian pulse en la Secession de Viena, en La nit El sol cuando es de noche del MACBA de Barcelona, en la Fondation Constant de Utrecht, durante 2014; y en Tabacalera de Madrid, Casa de la Cultura de Arahal, Kunstvereim de Stuttgart, Teatro Pradillo de Madrid, Campo Nomadi de Alba, Casa Jorn en Albissola Marina y Cosio di Arroscia, Polígono Almanjáyar de Granada, Sala Nouvel/MNCARS de Madrid y Facultad de Bellas Artes de Cuenca, durante 2015.

07 06_Manuel Justicia

[Manuel de Paula, Mario Fuentes, Antonio Atienza, Romance de Manuel Justicia, 1976]

 

***
PROGRAMA

***

LLAMADA.DE TU CASA A LA MÍA.DESPLAZAMIENTOS ESPACIALES EN LAS CIUDADES: ARQUITECTURA, URBANISMO Y FLAMENCO (UN MAPA DEL SUR).

De tu casita a la mía
Cincuenta pasitos justos
Que son los que yo daría
Porque lograras tu gusto.

(Antonio Mairena. Soleares)

En el territorio de las ciudades, cuando se plantea la ordenación de la alteridad, los espacios de los otros: gitanos, quinquis, mercheros, moinantes, charnegos, etc., en definitiva, de aquello que tiene su origen fuera de la polis, aparece el flamenco como elemento paradójico. Por un lado, como recuerdo de identidades perdidas en otros lugares, pero a la vez como motor que articula y da sentido a las nuevas identidades, a los nuevos habitares. El flamenco surge como una categoría subalterna de las operaciones espaciales y que a su vez desterritorializa y reterritorializa la propia arquitectura. La arquitectura por su parte, localiza y deslocaliza al flamenco, a través de las diversas transformaciones territoriales, desde las Soleares de Triana hasta el sonido Caño Roto.

En los márgenes de las ciudades, especialmente en los polígonos de vivienda, el flamenco es un valor, igual que la droga es el estigma. Si atendemos al principio organizador de esos espacios, la Carta de Atenas, veremos las íntimas conexiones con el flamenco. Le Corbusier, tras su viaje a España en los años 20, analiza las expresiones del pueblo español, los toros, el cante y el baile, con las mismas claves con las que fundan el Movimiento Moderno y la pintura purista. Esta visión es fundamental para el mundo del flamenco a través de la influencia que tuvo en Lorca, y éste, junto a Falla y con el dispositivo del Concurso de Cante Jondo de 1922, en la lectura esencialista / purista del flamenco, que, aunque muy cuestionada, sigue vigente hasta hoy. La actualización que en los años 60 hacen Antonio Mairena y Ricardo Molina, el mundo de Rito y Geografía del Cante Jondo, de esa visión esencialista del flamenco coincide con la adopción por parte de los arquitectos y planeadores de la Carta de Atenas como fundamento organizativo de las periferias. Entonces se resitúan y trasladan las gitanerías, los inmigrantes, las clases humildes. Hay voluntad de planificar. Las exterioridades de las ciudades, entendidas en su sentido físico (aquello que está fuera de los límites municipales) pero también como lo que es externo a su manera de organizar y de gobernar la vida, se convierten en espacios de experimentación en la implantación de la modernidad. En los dos casos se imponen visiones territoriales y territorializadas. La geografía manda.

¿Cuál es el estatus de la exterioridad en nuestra cultura? Si recorremos las Cartografías del afuera de Peter Pál Pelbart vemos que un planteamiento, encabezado por Foucault, sería el de un mundo sin afuera. Se han derribado los muros, ya no hay nada más interior a los efectos de poder de nuestra sociedad que la desgracia de un loco, la violencia de un criminal o el deterioro de una barriada. El margen es un mito. También hay otra posición: la del pensamiento del afuera de Deleuze y Guattari. Ellos ven justo lo contrario que Foucault: al sucumbir las barreras no hay una pérdida, sino una ganancia de exterioridad. No excluyamos ninguna de las dos visiones, de momento.

Esta urdimbre de significados que tejen un escenario no exento de paradojas, es el terreno que se pretende explorar en estas jornadas. ¿Qué forma toma el flamenco en los márgenes de las ciudades? ¿Qué relación hay con la degradación y el castigo del espacio, con la fisicidad de los malestares de las clases marginales? ¿Qué espacialidad toman las expresiones culturales de ciertas formas de vida que ponen en cuestión el aparato de estado y la ilusión de estabilidad de la ciudad moderna? ; ¿Cómo se perpetúan los mitos de relación centro y periferia en torno a la cultura popular?; ¿Qué soluciones de habitabilidad alternativas se han dado tras el freno demográfico?; ¿Cómo se configuran e identifican las ciudades en los barrios del extrarradio? ¿Qué función cumple ahí la música popular? ¿Cómo se traducen esas formas-de-vida que habita el flamenco? ¿En qué espacios y formas arquitectónicas? ;¿Cómo han aguantado las periferias planificadas el desborde de la vida y la cultura allí donde el flamenco aparece como sintomático?

Tras una primera visión de varios estudios de caso en las grandes ciudades industrializadas (sobre todo Madrid y Barcelona) llevada a cabo en fases previas del proyecto Máquinas de vivir, esta indagación de estudios de caso atiende a los desarrollos de la misma casuística en el territorio sur español, especialmente en Andalucía. Con ello se pretende trazar una cartografía singular que atienda a esos desarrollos espaciales del flamenco en las periferias de las ciudades del territorio sur.

Así, la exposición de casos De tu casa a la mía se desarrollará en dos fases: una primera en 2015 (la Llamada) en la que se expondrán las líneas generales de la investigación y algunos casos paradigmáticos del mapa sur dividido en los territorios oriente y occidente; y una segunda fase en 2016 en la que se expondrán de manera pormenorizada todos los casos de estudio del mapa sur.

Virgencica

[Unidad habitacional de la Virgencica, imagen de la maqueta aparecida en el nº 45 de la revista Hogar y Arquitectura, 1963]

 

DEBATES Y PROYECCIONES
En colaboración con Artes Audiovisuales, Área de Cultura y Memoria Histórica y Democrática. Diputación de Granada.

Gérard Wajcman, mantiene que todo cuerpo representado, toda figura, todo rostro, de hecho toda forma y toda imagen estarían atravesados hoy, de una u otra manera, por los cuerpos liquidados de Auschwitz. Como si, para todo el arte de la segunda mitad del siglo XX y principios de éste, los campos de concentración constituyeran una suerte de vibración fósil que resonará detrás de cada obra, más allá de toda cuestión de género, tema o estilo. Como si la catástrofe fuera el referente último de todo arte del fin del siglo XX y comienzos del XXI.
Pero se trata aquí, todavía, del progreso. Una coincidencia temporal, sendos falansterios en Rumania y Andalucía, con protagonismo de obreros y gitanos, bajo el proyecto utópico de Fourier. Una noción distinta de “campo”, de “habitación”, formas de estar en el mundo. La pregunta es por la catástrofe, claro, cuál es su significado. Porque, si el reverso del falansterio es el campo de concentración, ¿dónde quedan los polígonos de vivienda? Los primeros ensayos los llevaría a cabo Le Corbusier en Argelia, precisamente en solares que antes habían sido campos de prisioneros para republicanos españoles, franceses de la resistencia, argelinos en lucha por su independencia. Helios Gómez o Max Aub pasaron allí sus días. Pero, repito la pregunta sin tener respuesta. ¿Dónde quedan los polígonos de vivienda de nuestras periferias urbanas, entre el falansterio y el campo de concentración? ¿Dónde la posibilidad, tras la catástrofe, de una vida nueva?
Este ciclo de cine, Llamada, toma el vacío, la propia ausencia, como elemento motor de la programación. Piezas que evocan experiencias utópicas en las que se cuestiona el malestar en la cultura. Esta Llamada retoma los márgenes y lo éxtimo –exterioridad e intimidad a la vez, según Lacan– que perturba al corazón mismo del lazo social contemporáneo.

José Luis Chacón.

DEBATE
Desplazamientos espaciales en las ciudades: arquitectura, urbanismo y flamenco. Hacia un mapa del sur (Primero).

PALACIO DE LOS CONDES DE GABIA
J 3 DIC 2015 | 18h-22h

Participan: Félix De La Iglesia, Pedro G. Romero y Sara Pavón.

PROYECCIÓN

Paraísos, Basilio Martín Patino, España (1996) 77 min. VOE.

Parte de la serie Andalucía, un siglo de fascinación, en Paraísos la historia se disfraza de nuevo de ficción. Patino rememora la utopía comunitaria del Falansterio de Tempul, ideada por socialistas utópicos en el solar gaditano decimonónico –por ejemplo, la escritora Fernán Caballero escribió sobre este proyecto utópico– con jornaleros, gitanos e indianos. Esta historia real no es más que un pretexto para recorrer, e inventar, otros proyectos de arquitectura y ocupación del territorio inspirados por las ideas del humanismo libertario, el idealismo racionalista, la armonía con la naturaleza y la solidaridad social no productivista. Documentos históricos, planos de edificios jamás construidos, maquetas elaboradas por ordenador, y ruinas, que se corresponden o no con los referentes a los que alude el documental, se mezclan y se superponen dentro de este episodio.

DEBATE
Desplazamientos espaciales en las ciudades: arquitectura, urbanismo y flamenco. Hacia un mapa del sur (Segundo)

PALACIO DE LOS CONDES DE GABIA
V 4 DIC 2015 | 18h-22h

Participan: José Daniel Campos, María García y Fernando Osuna.

PROYECCIÓN

Falansterul, Savel Stiopul, Rumanía (1979) 161 min. VOS.

Savel Stiopul (1926-2007) fue un director y actor rumano conocido por los títulos: Aventuri la Marea Neagra (1972) y Aproape de soare (1960). El rodaje y posterior montaje de Falansterul (1979) estuvo plagado de dificultades políticas, tanto por el tema que trataba como por las penurias de la producción. La película se presentó en Cannes en 1979 y en 2005 se hizo una versión con una duración mayor. Se trata de una aproximación histórica y experimental a la vida de Theodor Diamant, socialista, noble de origen, fascinado por las comunidades utópicas, fundador de un falansterio para gitanos –la mayoría de ellos vivía todavía en régimen de esclavitud– en la Rumanía decimonónica. Como heredero y discípulo del francés Charles Fourier, Diamant, desarrolló sistemas de convivencia que anunciaban el comunismo, régimen determinante en el futuro de Rumania.

***

AYEOS.POR ABAJO CANTA EL RIO.LENGUAS, HABLAS, ARGOTS, JERINGONÇAS Y JERGAS (UN PROYECTO DE TRADUCCION).

Por abajo canta el río;/ volante de cielo y de hojas.
Plus bas la rivière a chanté;/Frou-frou d’azur et de feuillages.

Bajo el agua/están las palabras/Limo de voces perdidas.
Sous les eaux/ Il y a les mots. Voix enlisées et muettes.

(Alice Becker-Ho traduce a Federico García Lorca)

Alice Becker-Ho, participante en grupos como Socialismo o Barbarie o la Internacional Situacionista, compañera de Guy Debord y traductora de la edición de Seuil del Romancero Gitano de Federico García Lorca, publica entre 1990 y 2002 las siguientes obras: Les Princes du jargon, 1990; L’Essence du jargon, 1994 y Du jargon héritier en bastardie, 2002. Como ha escrito Giorgio Agambem en su reseña italiana para Luogo Comune, se trata de un escrito realizado sólo a base de citas, a la manera del Walter Benjamin del Libro de los Pasajes, citas que son compendio de todos los saberes de las clases peligrosas europeas que se hermanaron como “gitanas”. En ese sentido, el flamenco tiene un protagonismo central. Entre otras cosas este estudio comparativo entre las formas jergales de los gitanos y grupos gitanescos europeos y americanos desde la Edad Media hasta nuestro días se ha convertido en un instrumento imprescindible para entender, entre otras cosas, la propia lógica “secreta” con que evoluciona y nombra el argot gitanesco.

Recordemos las palabras de Giorgio Agamben sobre esta obra capital:

Los historiadores sitúan aproximadamente en el mismo período el nacimiento del argot, como lengua secreta de los coquillards y de otras bandas de malhechores que proliferan en los años tormentosos que marcan la transición de la sociedad medieval al Estado moderno: “Y es cierto como él afirma que los susodichos coquillards usan entre ellos una lengua secreta (langage exquis), que los demás no pueden entender si no se les enseña, y es por medio de esta lengua como reconocen a los que pertenecen a la llamada Coquille” (Deposición de Perrenet en el proceso de los coquillards).

Limitándose a poner en paralelo las fuentes relativas a estos dos hechos, Alice Becker-Ho ha conseguido realizar el proyecto benjaminiano de escribir una obra original compuesta casi enteramente de citas. La tesis del libro es en apariencia anodina: como indica el subtítulo (Un factor olvidado en los orígenes del “argot” de las clases peligrosas), se trata de mostrar la procedencia de una parte del léxico del argot del rom, la lengua de los gitanos. Un “glosario” sucinto pero esencial al final del volumen recoge los términos del argot que tienen “un eco evidente, por no decir un origen cierto, en los dialectos gitanos de Europa”.

Esta tesis, que no desborda el ámbito de la sociolingüística, implica, sin embargo, otra que es mucho más significativa: igual que el argot no es propiamente una lengua, sino una jerga, así los gitanos no son un pueblo, sino los últimos descendientes de una clase de banderizos de una época anterior:
Los gitanos son nuestro Medievo conservado; una clase peligrosa de otra época. Los términos gitanos que han pasado a los diversos argots son como los propios gitanos que, desde su primera aparición, adoptaron los patronímicos de los países que atravesaban -gadjesko nav- perdiendo de alguna manera su identidad documental ante todos aquellos que creían saber leer.

Esto explica que los estudiosos no hayan conseguido nunca aclarar los orígenes de los gitanos ni llegar a conocer verdaderamente su lengua y sus costumbres: la encuesta etnográfica se hace en este caso rigurosamente imposible porque los informadores mienten sistemáticamente.

¿Por qué es importante esta hipótesis que, aunque ciertamente original, se refiere a una realidad popular y lingüística en definitiva marginal? Benjamin ha escrito en una ocasión que, en los momentos cruciales de la historia, el golpe decisivo debe asestarse con la mano izquierda, actuando sobre personas y articulaciones desconocidas en la máquina del saber social. Si bien es cierto que Alice Becker-Ho se mantiene discretamente dentro de los límites de su tesis, es probable que sea perfectamente consciente de haber depositado en un punto nodal de nuestra teoría política una mina a la que no hay más que hacer detonar. No tenemos, en rigor, la menor idea de lo que es un pueblo ni de lo que es una lengua (es sabido que los lingüistas pueden construir una gramática, es decir, ese conjunto unitario dotado de propiedades describibles que se llama lengua, sólo dando por descontado el factum loquendi, es decir, el puro hecho de que los hombres hablan y se entienden entre ellos, que sigue siendo inaccesible a la ciencia), y, sin embargo, toda nuestra cultura política reposa sobre la puesta en relación de estas dos nociones. La ideología romántica, que inconscientemente llevó a cabo este empalme y que, de esta forma, ha influido muy ampliamente tanto sobre la lingüística moderna como sobre la teoría política aún dominante, trataba de aclarar algo oscuro (el concepto de pueblo) con algo todavía más oscuro (el concepto de lengua). A través de la correspondencia biunívoca que de esta forma se instituye, dos entidades contingentes con unos contornos culturales indefinidos se transforman en organismos cuasi naturales, dotados de leyes y de caracteres propios y necesarios. Porque si la teoría política debe aceptar como presupuesto el factum pluralitatis ( llamamos así, con un termino etimológicamente conexo al de populus, al mero hecho de que los hombres formen una comunidad) y la lingüística debe presuponer sin ponerlo en cuestión el factum loquendi, la simple correspondencia entre estos dos hechos funda el discurso político moderno.

La relación gitanos-argot pone radicalmente en tela de juicio tal correspondencia en el momento mismo en que la recupera paródicamente. Los gitanos son al pueblo lo que el argot es a la lengua; pero, en el breve instante en que la analogía se mantiene, proyecta una luz fulgurante sobre la verdad que la correspondencia lengua-pueblo estaba destinada a encubrir: todos los pueblos son bandas y “coquilles”, todas las lenguas son jergas y “argot”.

Lo que nos proponemos no es sólo traducir y publicar este extraordinario trabajo, que saldrá publicado en 2016 bajo el sello de la editorial La Fuga; también pretendemos constituir un grupo de trabajo que encare la traducción -necesariamente una versión- y ampliación de esta obra clave para entender la propia dinámica social del nombrar, la categoría de la jerga como instrumento de conocimiento del mundo –posición social, política y estética-. Se trata de traducir y de tramar, con ese entendimiento, actividades discursivas, performativas y exposiciones.

En principio el grupo estará constituido por Pilar Vázquez y Esteban Pujals que también se encargarán de la traducción primera y versión de los textos. Al equipo de Máquinas de Vivir, María García Ruiz, Antonio Marín Márquez y Pedro G. Romero se sumaran José Luis Ortiz Nuevo, Pierre Elias Mamou y David Pielfort. Entre los artistas colaboradores estarán Tomás de Perrate, Emilio Caracafé, Inés Bacán, Bobote, Niño de Elche, Charo Martín y Julio Jara.

DEBATE
Bajo el agua están las palabras

CENTRO ANDALÚZ DE LAS LETRAS
M 15 DIC 2015 | 20h

Participan: José Luis Ortiz Nuevo, Pilar Vázquez, Esteban Pujals y Pedro G. Romero.

La obra de éste marca en efecto un hito en el estudio de la lengua de la carne de cañón de la que se nutren las cárceles. ‘El disimulo’, escribe, ‘es el verdadero inspirador de la jerga’, la cual se configura como un código de claves secretas y por consiguiente cambiantes. Para ello, se sirve de onomatopeyas, trueques, inversiones semánticas, metonimias, metáforas, en una continua dinámica de escamoteo e invención. Así, para el monipodio sevillano contemporáneo de Cervantes, blanco era necio o torpe; negro, astuto y hábil; honrado, bandolero o salteador…
El denominador común de tales permutas cifra en la transgresión del lenguaje establecido. En corto: es la expresión del hombre y mujer desterritorializados, barridos a escobazos a los márgenes irreciclables de la escoria por el poder y la administración.
El perpetuum mobile del caló, como nos recuerda Sastre, suele alimentar también, lejos de sus orígenes, el habla informe de ciertos grupos en función de su edad o profesión, como la de los jóvenes al día, ayer jipis y hoy hip-hop.
‘Guiri’, guardia civil antaño, es actualmente extranjero; ‘bocata’, hambre en la jerga de prisiones, ha pasado a ser sinónimo de bocadillo o sándwich. Dicho reciclaje del habla de los tenidos por irrecuperables manifiesta la vitalidad de unas formas comunicativas que, ajenas a toda noción de pureza castiza, esquivan la norma en la que se funda el llamado orden social.
Uno de los apartados más aguijadores del libro ninguneado de Alfonso Sastre es el referente al nexo entre germanía y caló gitano, que hoy llamaríamos romaní. En los siglos XVI y XVII el último era desconocido en los medios carcelarios y se introdujo paulatinamente en ellos en virtud del acoso oficial a gitanos y caldereros -el autor reproduce las monstruosas leyes y pragmáticas de nuestros monarcas así como los anatemas contundentes de nuestros siempre benignos eclesiásticos-, acoso que se tradujo en la sedentarización formada de muchos roms, paralelamente a la dispersión de los rufianes y cuatreros, cuya habla se agitanó. El léxico analizado por Sastre -que retoma y moderniza los de Hidalgo y Salillas- permite captar al lector su camaleonismo, siempre extramuros del lenguaje correcto. La naturaleza proteica del caló o cheli carece de reglas y nuestro autor apunta con razón a su poder “contaminador”, como en el caso de la jerga aflamencada de Andalucía y su imitación postiza por literatos de segunda fila y poetas que no pasan de tonadilleros.

Juan Goytisolo sobre Lumpen, marginación y jerigonza. Insólito viaje a algunos mundos adyacentes, de Alfonso Sastre.

***

PREFACIO. DE LA CALLE AL TEATRO: DESPLAZAMIENTOS SIMBÓLICOS, URBANISMO Y FLAMENCO (UN MAPA DEL SUR).

De la cuna a la casa
De la casa a la calle
De la calle al teatro
¡párate!, ¡por Dios!
que la vida se pasa en un rato

(Cantes del Alosno)

Literalmente, es en la representación teatral donde más consciente se hace la asimilación y transformaciones urbanísticas que están sufriendo las periferias de nuestras ciudades, sus arrabales y bolsas populares en los centros históricos desde los años 60. Los flamencos empiezan a representarse a la luz de este conflicto.
La identificación entre lo popular y lo flamenco hace que muchos de los grupos teatrales independientes incorporen expresiones del baile y el cante jondos que asumen críticamente las transformaciones espaciales. Teatro Estudio Lebrijano, La Cuadra de Sevilla o Mario Maya&Teatro Gitano Andaluz, son algunos de los casos donde se encuentran estas relaciones.
El espacio escénico rompe con el costumbrismo pero también con las representaciones modernas en las que la estilización de la arquitectura emparenta, por ejemplo, la limpieza de la pared de cal con el higienismo del muro funcionalista. Los orígenes del uso de “puro” y “pureza”, que Lorca introduce directamente del purismo, la pintura tardo cubista que presentan Le Corbusier y el circulo de L’Esprit Nouveau, laten bajo esa identificación idealista entre la simpleza del primitivismo y la síntesis vanguardista.

La ficción teatral, el documentalismo y el activismo político de las compañías permite que circulen muchos de los mitos políticos en torno a los territorios flamencos. Temas de índole diversa como los tópicos de las comarcas cantaoras, las inundaciones y traslados de hábitats históricos –Triana en Sevilla; Sacromonte en Granada, El Perchel en Málaga- a la periferia o la influencia de la bases americanas de Rota y Morón de la Frontera se filtran en las propuestas de estos colectivos teatrales.

Estas ambigüedades en el discurso identitario –nacionalismo, patrimonialización, localismo- fueron a menudo objeto de debate entre los grupos y los artistas flamencos que lo componían y de su resolución dependió en gran parte la continuidad de los proyector artísticos. De alguna manera sus éxitos y fracasos tuvieron que ver con cómo estas mismas agrupaciones supieron plegarse sobre su propio territorio.

PONENCIA Y DEBATE
Camelamos naquerar. Necesidades de una identificación entre teatro e investigación teatral.

CENTRO DE DOCUMENTACIÓN DE LAS ARTES ESCÉNICAS DE ANDALUCÍA
X 16 DIC 2015 | 19h

Ponente: Óscar Cornago Teatralidades y dispositivos.

Mesa: Ana Folguera, Antonio Marín Márquez y Pedro G. Romero

No se trata de impugnar el campo de investigaciones académicas que sobre la historia del teatro, la escena o el flamenco se vienen realizando desde diversas instancias de la universidad española y proyectos adyacentes. Se trata de sumar otros modos de entender estos materiales con los cuales no sólo se pretenden conocimientos si no, en la medida de lo posible, su verdadera actualización. Entonces, ¿qué puede significar investigar de este otro modo? ¿Acaso modos de hacer y producción que se han demostrado diferentes frente a los cánones y formas hegemónicas de su tiempo no necesitarían también modos de recuperación, conocimiento y actualización diferentes? Si convenimos que frente a las lenguas oficiales el flamenco se ha presentado siempre en formas más o menos jergales de aparición, ¿no deberían de producirse, también, formas de investigación que le sean iguales?.

Me gusta
Twittear