01.jun.2016 FLAMENCO ELECTRÓNICO

Al final sonará el corte fantasma

que no viene en los créditos.

 Bonus Track

 

Mientras los partidos políticos siguen engordando a sus nuevas generaciones, los hijos del Rock-and-Roll están llorando porque dicen no tener relevo generacional. Y el Flamenco -tan maltratado cultural y popularmente-, habiendo nacido antes que el Cine y el Rock, resulta que va a superarlos artísticamente y en el tiempo.

Hay autoridades que pusieron la fecha del fin del Arte Contemporáneo señalando a Warhol como el último artista, la fecha de la desaparición del Cine con la clausura de la mayoría de los cines y de la culminación del Rock en el año 1978.

El límite de la danza como lenguaje lo estableció Michael Jackson cuando a falta de extremidades se llevó la mano a los huevos (al estilo de Grotowski haciendo síntesis del baile marinero del “cangrejito moro”, del baile transilvano del “murcielaguito” y del baile doméstico de “la babucha del borracho” delante de pantallas encendidas como en la película Minority Report ) resumiendo gestualmente el logro estético que ya alcanzó la gitanería en los llamados “bailes de negros” de La Baja Andalucía.

Desde entonces en nuestro país imaginario, donde los corruptos pitufos asan a Apis con dinero, estamos rebobinando la misma cinta histórica y social, titulada: “ESPAÑA, UNA  GITANA GRANDE Y LIBRE”; porque todas las actividades reconocidas -incluidas las artísticas- son refundiciones de viejos modelos de negocios a los que simplemente se les cambia la nomenclatura: la paloma de la paz es la sonda espacial Voyager, la Biblia en cómic es una novela-gráfica, la religión es la televisión, a cualquier cineasta se le llama “film-maker”, y como dice el fandango:

 “el que filma pierde…”

–¡Pero usted ha sido quien me trajo aquí y aún no he visto “flamenco” por ningún sitio…!

Cuando no había apenas coches por las calles, que es una imagen que parece increíble porque la gente piensa que todos sus antepasados tuvieron blasón heráldico y platillo volante… y cuando no había tiendas de música, algunos ya disfrutaban de cintas originales muy baqueteadas de los Beatles, pero The Beatles no pasaban por al lado, no cruzaban el paso de cebra de tu calle, no paraban en el bar de la esquina y no los veías por la radio. Pero a los flamencos … porque eran vecinos.

Y aunque en Marruecos y Cádiz existen castros célticos, la “música-celta” tampoco pasaba por al lado… ni pasaban por al lado las fonografías del “blues, del soul, del rock, el tex-mex, del jazz, la new-wave, el punk, el hard-rock, la nueva música culta, la ópera contemporánea, la new-age, la música concreta, el reggae, el heavy-metal, el ska, la música-disco, el brit-pop, el hip-hop, el rap, el electro, el A.O.R., el country, las operetas textuales, el minimal-punk, el power-pop, el house, el sonido Manchester, el deathcore garbage y el clubbing” tampoco pasaban por al lado… porque incluso teniéndose las maquetas o los discos físicamente, nadie es proxeneta en su tierra.

 

flamenco electronico-pielfort

 

 

Tampoco existían las cacareadas distribuidoras emprendedoras o alternativas que hoy van cerrándose, y la poquita música “neofolk, noise, ambient, tecno e industrial” consistía únicamente en encender la radio en el trabajo del campo, en los talleres y las cadenas de montaje… y tratar de oír la frecuencia modulada mezclándola mentalmente con los ruidos de las máquinas de coser, del rotaflex, las grúas, los martillazos, las cintas transportadoras, los motores y las sierras mecánicas… porque en la radio se sintonizaba la música “mainstream” (antes llamada “easy-listening”) y la escena expuesta ocurría cuando se vendían de verdad los DISCOS, que eran reproducciones de grabaciones sonoras realizadas por la ingeniería electrónica del Imperio del Falsete Anglófono y colonizador, por lo que la famosa “música electrónica” es toda la música que se ha grabado hasta hoy.

–Todavía no he oído ni visto nada de flamenco.

Hay que tener soniquete para emprender viajes musicales. El Flamenco tiene que pasarle por al lado… si busca lo encontrará en todas partes… oiga cómo habla la gente, mire cómo andan y mueven las manos, vea las zalamerías que hacen las abuelas a las nietas, atienda a la música que llevan sonando en los coches… sólo tiene que saber escuchar y ver que “baila el polvo en desorden y danzan ebrios los átomos” como dice el astro-cantaor Arias de Granada… imagine que si usted lograra sentarse en el escenario al lado del primer atril, sólo consumiría un diez por ciento del espectáculo flamenco esperado… ocurre igual que con la cocaína y los recuentos electorales… porque si allí donde se juega el dinero hay enjuagues, en la política hay un lavadero completo… ¡cantar sentado en la silla eléctrica de enea sí que es Flamenco-Electrónico!

¿No irá a pensar que los artistas van a darle una sinfonía a todos los carapapas que se sientan en las butacas?… ¿usted cree que con el dineral que hay en juego van a detenerse contando los votos?… ¿cree que los flamencos se van a destripar delante del público por el precio de la entrada?… ¡la transformación de la criatura en monstruo  nunca se verá completa pasando por taquilla!… el Flamenco-Total no sería apto para todos los públicos… y nosotros estamos mirando hacia el proscenio, sentados muy tranquilos en todo el centro del patio de butacas y hablando tan flamencos… ¿no le parece flamenca esta situación?

–Pero en el escenario no hay nada… no hay cartel… no hay personas esperando, ni haciendo cola… ¡además está usted fumando dentro del teatro!

Cosas peores suceden en los escenarios y en los despachos oficiales. ¿O se imagina un mundo en el que la gente corriera por las calles dándose patadas en el culo para apuntarse a clases de ukelele y flauta travesera… un mundo en el que equipos de arquitectos felices construyeran nuevas ciudades libres… teatros con entradas a paraíso fiscal y hospitales como paraísos… un mundo donde los niños jugaran con esferas de plasma en las playas infinitas de las bibliotecas acuáticas… donde en las escuelas diplomáticas enseñaran a decir “miembra y a presidir jugando al Candy-Crush… un mundo donde las mujeres embarazadas decidieran las nacionalidades de sus hijos, sus amnistías académicas y sus puestos fijos en las listas de ministrables, senadores y eurodiputados… donde los Parlamentos fueran tabernas ambulantes… donde se prohibiera el aborto en la Agencia-Tributaria (donde los ordenadores escupen los papeles de muchos)… un mundo donde los fetos por ser menores de edad no tributaran por sus cuentas en Suiza… donde los hijos de los políticos que comieran insectos y yogures caducados recibieran becas de cien mil euros… un mundo donde la única cadena humana fuera la del váter (que no es Patrimonio de la Humanidad)… donde las nuevas energías prometeicas no te dejaran pegado al robar la luz para enchufar la silla de enea… donde las viejas hicieran la playlist de la compra en  mercados con jardines colgantes… y donde los parques filosóficos estuvieran llenos de parados que bailaran vestidos únicamente con theremines de taparrabos y hula-hulas de oro… y que coros de gitanas wagnerianas cantaran surfeando en aeropatines mientras tocan Astro-Flamenco con violines de grafeno y pianos de jirafa de bolsillo… un mundo donde en las galerías de arte no se cupiera de gente comprando obras de vídeo-artistas a plazos… un mundo en el que la academia de música electrónica Red-Bull-Rebujito (“que te da alas de mosca…”) estuviera a reventar y su hija no pudiera matricularse?… ¡¡¡Sería un mundo terrorífico!!!

Y más cuando se nos olvide que al pasodoble le llamaban “dubstep”, y que la música electrónica -que consiste en esconderse detrás de un ordenador o de un teclado- ya la inventaron los gitanos del chupacabras creando el “baroquecopla-orchestralcore”.

Salvando “La caída de Ícaro” de Alfredo Aracil con el cantaor Menese, el trío Claustrofobia o el baile de Israel Galván, el Flamenco-Electrónico que nos venderán los listos de la contrainteligencia cultural será una sencilla superposición de viejos discos rescatados, que se usarán con sus cortes tal cuales, maquillados con el efectismo trepanador del surround cinematográfico surtido de pitidos, quejidos pituitarios y cajas de ritmos que al final dejarán en el paro a los palmeros, al de la guitarra, al que canta y hasta al del libreto.

Pregunte a La Pharmakona, que cantando llegó al sumun del jipío creando la tos en “loops” y el hipo… pregúntele un día por lo que hizo Akira Yamaoka en Silent Hill; o por Igorrr, que ha añadido a Paco de Lucía lo que le faltaba al Flamenco del futuro, que son precisamente los balidos de las cabras payoyas y los chirridos de las cigarras del multiverso.

Aquí el único flamenco electrónico que hay es el gitano que canta y baila porque le han dado un piso… y lleva puesto un marcapasos, en todo caso.

Para votar electrónicamente pulse el botón de “rewind”.

(O introduzca un bolígrafo en la pantalla de su ordenador y en el chip que tenga implantado en el bulbo raquídeo.)

Reiniciar. (Bis)

 

 

 

 

 

Me gusta
Twittear

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

SOBRE EL BLOG
Flamencos de alquiler

Blog de David Pielfort.

AUTOR: David Pielfort
DAVID PIELFORT (1971). Salido de una novela de Dickens, es abandonado por los gitanos. Un banco le compró un cuadro. Su voz retumbó en la Bienal de Arte de Venecia, e Israel Galván ha bailado sobre su cuerpo. Otorgó la llave de oro del cante jondo a Paco de Lucía, en una pielfortmance que televisó La 2.
CANALES RELACIONADOS
AUDIO
VÍDEO