Un debate en el café Malvarrosa de Valencia