Lo raro es que estamos vivos