Una conversación en Azala, en el campo de Álava