La conexión americana: Sargent y Sorolla