La remezcla como ecosistema cultural